{tab Ministerio de los Agustinos Recoletos}

La Provincia de San José en Venezuela

 

cacr-65mapaubicacion

Ciudades donde se encuentran nuestros ministerios

 

La provincia de San José nace afirmada principalmente en Venezuela con una marcada vocación hispanoamericana, en cumplimiento del acta III del capítulo general de 1944, que insistía en, "pasadas las circunstancias actuales y llegado el tiempo oportuno, se realiza la creación de una nueva provincia en Venezuela". Efectivamente, de la primera y segunda pregunta del consejo general al consejo provincial de San Nicolás de Tolentino, en los prolegómenos de la erección de la provincia, y de la consiguiente respuesta favorable del consejo provincial de San Nicolás, se advierte que la Orden mostraba su intención y su esperanza de que, con un pie en los logros contrastados a lo largo de los cincuenta años de trabajo apostólico de la Orden en Venezuela, y apoyada también en las casas del Perú y en alguna de las de España había garantías suficientes para proceder a la creación de una nueva provincia.

 

cacr-provinciasjose66sanfrancEl prior general, P. Feliciano de Ocio, en el decreto fundacional de la provincia, habla del "progresivo florecimiento de la benemérita provincia de San Nicolás de Tolentino en tierras sudamericanas, especialmente su desarrollo manifiesto en Venezuela". Y en su primera circular a los religiosos de la nueva provincia afirma que la decisión de erigir una nueva provincia "se apoya en razones poderosas", que el prior general cifra en los "cincuentas años de trabajos fecundos, de sacrificios heroicos, de insomne desvelo por la gloria de Dios (que) han sido necesarios para gestar este momento, que viene a ser el ápice de la conmemoración cincuentenaria de la llegada de nuestros primeros religiosos a Venezuela".

 

El decreto de erección habla de la que entonces era vicaría de Venezuela como "núcleo" de la nueva provincia, y así lo ratifica al proceder, en el segundo de los documentos fundacionales, a realizar las elecciones de los oficios y cargos de la nueva provincia. El primero de los oficios provistos por elección era el del prior provincial y, aunque no expresamente, equivalentemente le asigna como sede de la curia provincial la Residencia de Caracas, al determinar en dicho documento que el nuevo prior de su oficio en "la Residencia de Caracas".

 

La manifiesta imprecisión jurídica en este punto, así como algún otro inconveniente jurídico en dicho documento, como el de haber procedido a la elección de prior local de la residencia que, equivalentemente, se señalaba como sede provincial, en contradicción con las Constituciones de la época, que lo prohibían expresamente (n. 68), parecen ser las razones por las que el recién elegido consejo provincial, ya que en las Constituciones entonces vigentes era competencia reservada al capítulo provincial. El definitorio general procedió entonces (3 de enero de 1949) a la designación oficial de la Residencia de Caracas "como sede del provincialato de esa provincia de San José", y declara sin efecto" el nombramiento de prior local de esa residencia, hecho anteriormente.

 

La realidad de la Orden en Venezuela, al tiempo de la creación de la provincia era, en verdad, prometedora. Los mismos religiosos que allí habían trabajado apostólicamente, y que habían contribuido tan eficazmente a elevar a la Orden al grado y a la situación que permitía a los superiores de la misma pensar en la creación de la nueva provincia, son los que asumen con ilusión y entusiasmo el nuevo y difícil reto, para que el que se sienten capacitados, puesto que no era sino la continuación de colofón de lo que habían sido capaces de realizar hasta ese momento. Ellos eran, ciertamente, el principal capital con el que contaba y comenzaba su andadura la nueva provincia.

 

A la labor apostólica de estos religiosos de primera hora de la provincia, y también de sus predecesores, se refería Mons. Nicolás Eugenio Navarro, en su alocución en la misa pontifical, con la que se celebraban en la catedral de Caracas (8 de diciembre de 1948) los cincuenta años de la llegada de los agustinos recoletos a Venezuela, con estas encomiásticas palabras: "No hay al presente una sola de las demarcaciones políticas o eclesiásticas venezolanas que no haya sido teatro del celo apostólico de esas abnegaciones súbditos de la Recolección Agustiniana.

 

Quedase uno de veras asombrado con solo dar una ojeada al cuadro sinóptico de sus actividades que la Orden exhibe hoy como memorial perenne de amor a Venezuela durante el medio siglo que acaba de cumplirse. No hay recinto del sagrado menester que no haya sido entre nosotros proficuamente trajinado por los agustinos:

 

cacr-provinciasjose67Desde el cargo parroquial, ya en el régimen permanente de ciertas duras feligresías, ya en el desempeño transitorio de muchas otras, hasta el múltiple servicio de capellanías y confesionarios en institutos de todo carácter religioso; desde la obra material de sus severas residencias hasta la fábrica, conclusión o embellecimiento de magníficos templos, bastándome mencionar al respecto su espléndida iglesia de San Agustín de Caracas y la estupenda de San José de Puerto Cabello; ... desde las fulguraciones del púlpito y el apostolado de la prensa y el sabio empleo de todos los recursos con que los actuales adelantos de la ciencia facilitan la difusión de las ideas católicas, hasta la creación de planteles no sólo para educar sus propios alumnos sino también para proporcionarle a Venezuela una juventud vigorosa de principios morales y auténticamente forjada para el cultivo de las humanas letras.

 

Y todo ello mediante un personal escaso, obligado a prodigios de dinamismo para atender a tan diversos reclamos de esa labranza de almas".Estos juicios expresados por el pastor de la Iglesia, en Caracas, al tiempo de la creación de la provincia, son igualmente válidos para los tiempos que habían de seguir, puesto que se trata de los mismos protagonistas y las mismas actividades apostólicas. Particularmente se destaca, por parte de testimonios ajenos a la Orden, una de las cualidades que debe adornar al buen agustino, y que han sido santo y seña de los celosos apóstoles recoletos en Venezuela: su total sintonía, amor e identificación con el pueblo venezolano, lo que hoy conocemos con el nombre de inculturación.

 

 

 

{tab Actividad Vocacional}

 

Actividad vocacional

 

La nueva provincia recibe la herencia de un centro de formación en funcionamiento, en Palmira, erigido como noviciado y colegio apostólico en 1939, adonde vinieron a integrarse los novicios y alumnos de la escuela apostólica creada junto a la residencia San Agustín de Caracas poco tiempo antes. Las circunstancias históricas del momento no contribuyeron a hacer fácil el proyecto, debido principalmente a las sacudidas sufridas especialmente por la provincia de San Nicolás, por las con- secuencias derivadas de la guerra civil española y, a renglón seguido, de la segunda guerra mundial. Tales circunstancias determinaron el cierre del Colegio en 1943. De aquellos primeros aspirantes de Palmira, ingresados hasta 1943, llegaron a profesar hasta 24 novicios venezolanos, perseverando en la Orden, al momento de la creación de la provincia, dos sacerdotes, dos hermanos no clérigos y cinco coristas, que recibirían la ordenación sacerdotal en 1950.

 

cacr-provinciasiglesiasanjoseReabierto el seminario de Palmira en 1947, al completar el primer grupo los estudios de secundaria, y realizado el noviciado en Palmira, son enviados a España, para seguir los estudios de filosofía y teología en San Millón de la Cogolla y en Marcilla. Un segundo grupo llega a San Millón de la Cogolla en 1954, para cursar tercero de filosofía, hacer el noviciado y la teología. De estos dos grupos llegaron a recibir la ordenación sacerdotal hasta siete religiosos venezolanos. En ese año 1954, fue una vez más cerrado el seminario y noviciado de Palmira, debido a razones de escasez de formadores.

 

Tendrían que transcurrir todavía veinte años para que se abrieran de nuevo las puertas del seminario de Palmira, como decisión del capítulo provincial de 1972. El cronista de aquel tiempo saludaba con ilusión el hecho, dando cuenta que, en cumplimiento de la determinación del capítulo "se reabrió a la esperanza nuestro viejo y querido seminario", previa una mano de cariño al edificio, que conoce una buena remodelación de espacios e instalaciones. Desde entonces, el seminario de Palmira viene ejerciendo como plataforma de las vocaciones de la vicaría. La provincia ha apostado posteriormente por esta casa de formación, levantando un nuevo edificio, moderno, vistoso y funcional, que presta a la vez el servicio de formación y de casa de retiros, para encuentros de oración y pastoral.

 

Un nuevo paso en el quehacer vocacional de la vicaria lo encontramos en la determinación del capítulo de 1984 que ordena la creación de un segundo centro vocacional en Venezuela que se concreta en la construcción de un edificio, dentro de la propiedad de nuestra casa de Barquisimeto La casa es- taba destinada a acoger a los postulantes y profesos Los estudios de filosofía y teología los realizaban en el seminario archidiocesano de Barquisimeto. De nuevo se produce otro cambio en 1992 cuando se decide el traslado de los profesos a la residencia San Agustín de Caracas, desde donde podrían continuar sus estudios en el Instituto de Teología Iter de Caracas. Finalmente, en el capítulo de 1999, por razones de economía de personal formativo, se determina la unificación del teologado de la provincia en la casa de Santa Rita de Lima. Sólo nos queda desear que se concentren aún más las fuerzas de la vicaría en la promoción vocacional, se dé fin a las fórmulas provisionales, y lleguen tiempos aún más fecundos de frutos vocacionales.

{tab Régimen Jurídico}

 

Régimen jurídico

Al tiempo de la creación de la provincia, el gobierno de la Orden señaló a Venezuela como la sede del provincialato, y concretamente, en la Residencia San Agustín de Caracas. Muy pronto, sin embargo, se construyó una nueva casa, la de Las Mercedes, inaugurada en 1954, en la que quedó instalada la curia provincial. En esta casa continúa el provincialato hasta el año 1961, en que, en cumplimiento del acta XVI del capítulo provincial de 1960, se decidió el traslado de la curia provincial a España. Creada en esta misma fecha la vicaría de Venezuela, es nombrado por el prior provincial como vicario de Venezuela el P. Julio Calle, el 11 de diciembre de 1961, y se señalaba como sede del vicario la residencia San Agustín de Caracas. Esta casa continúa vcomo sede del vicario hasta el año de 1973.

 

colegiocristoreyvistaparcial

 

Motivos que tenían que ver con el disfrute de alguna mayor independencia para las actividades propias del superior mayor de la vicaría decidieron la adquisición de una casa espaciosa para destinarla a residencia del vicario, a la que bautizaron con el nombre de "Villa Tagaste". A ella se trasladó el vicario, P. Carmelo Lerga, el 30 de octubre de 1973, No mucho tiempo después, el año 1978, el vicario provincial de turno, en su memoria del año 1977, anotaba la opinión de que "la casa vicarial para muchos está de más", dejando entrever que obraba en ellos la idea de que el repliegue de la provincia, que había obligado a abandonar otros ministerios, no casaba bien con la apertura y mantenimiento de la casa vicarial. No obstante, habría de transcurrir todavía otros diez años para llegar a la decisión del cierre de Villa Tagaste. Con fecha del 31 de agosto de 1988, el prior provincial autorizaba el traslado de la residencia del vicario, esta vez con destino a la parroquia de Nuestra Señora de la Guadalupe, donde continúa hasta el presente.

 

{tab Las casas de Venezuela}

 

Maracaibo Parroquia de Nuestra Señora de la Consolación

 

cacr-provinciasjose73bnuestrasenoraEn el año 1899 llegaron nuestros Padres a Maracaibo, donde el señor Obispo les encomendó la administración de la iglesia filial de Santa Ana. En ese mismo año aceptan la capellanía de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana y del hospital atendido por las hermanas, al igual que la atención espiritual del leprocomio de la Isla Providencia, que se mantuvo hasta el cierre del mismo por el Gobierno. Asombrosa fue la actividad apostólica desplegada por nuestros religiosos en aquella ciudad durante los primeros cuarenta años.

 

En el año 1940, se estima ya conveniente la construcción de una iglesia y una residencia nueva, para atender debidamente a las crecientes necesidades espirituales de los fieles de la zona. Adquiridos los terrenos, se bendice la primera piedra en mayo de 1942, comienzan las obras. Cuando éstas iban ya bastante avanzadas, el día 21 de abril de 1945, por fallos de cimentación, se derrumbaron los arcos centrales y gran parte de las paredes laterales, lo que provocó el cese de la construcción hasta el año 1948. No se arredraron los ánimos de los entusiastas religiosos, y de nuevo se reanudaron las obras, con nuevos planos, y completa- da la destrucción de cuanto había quedado en pie, tal como exigieron los nuevos arquitectos. Fue al P. Florentino Armas, superior de la comunidad, a quien le tocó afrontar la nueva situación, dando los primeros pasos para reiniciar las obras de la iglesia, en agosto de 1948. El 28 de octubre de 1951, cuando ya se habían levantado las paredes y estaba cubierta la nave del evangelio, se habilitó la iglesia para el culto.

 

La bendición y la apertura de la iglesia los domingos y los días festivos fueron un aliciente para los feligreses, que colaboraban con mayor generosidad, de modo que en octubre de 1952 estaba ya totalmente cubierta la iglesia y se había levantado la majestuosa torre. Principal artífice de esta primera fase de la construcción del templo es el P. Jesús Galdiano, prior de la comunidad en el trienio de 1951 a 1954.

 

El 14 de diciembre del año 1952 se abre al culto la nave central, y en los años posteriores se va completando la ornamentación del templo, que concluye con la consagración del altar mayor el 16 de marzo de 1958. El retablo es obra del escultor Andrés Abelenda, de Burgos, España lo gótico, de piedra de alabastro de varios colores. Tiene 14 metros de alto por 8 de ancho. En él se emplearon 30.000 kg de oro. A la vez que se terminaba la ornamentación interior del templo, se iba construyendo la nueva residencia, adonde se trasladan los religiosos el 24 de enero de 1955; en años sucesivos continúan la ampliación de la misma hasta concluirla a mediados de febrero de 1958. En la segunda fase de ornamentación de la iglesia se aprecia la obra del P. Jerónimo Ortigosa, prior Maracaibo desde 1954 a 1957.

 

cacr-provinciasjose74asantarosadelimaEl apostolado ministerial desplegado durante tantos años por los religiosos de la comunidad se vio reconocido por la decisión del arzobispo de Maracaibo de erigir nuestra iglesia como parroquia, dando así cumplimiento a un viejo anhelo de la comunidad religiosa, no menos deseado igualmente por los fieles de nuestro templo.

 

Es el propio arzobispo de Maracaibo el que preside la ceremonia de la erección de la parroquia el día 29 de octubre de 1967, en la Fiesta de Cristo Rey. La parroquia abarca un perímetro poblado por unos 25 mil habitantes. La actividad apostólica de la comunidad se va extendiendo con el tiempo atendiendo a nuevos ministerios.

 

 

 

{tab Residencia San Agustín}

 

Residencia San Agustín

 

cacr-provinciasjose83sanagustinHablar de la Residencia San Agustín es resumir un poco la historia agustino - recoleta en Venezuela. A lo largo de su existencia, aparte de ser residencia desde 1920, simultáneamente ha sido escuela apostólica, noviciado, colegio y casa de formación. Aunque nuestra presencia en Caracas, en este lugar, data del año 1910, atendiendo a una pequeña capilla dedicada a María Auxiliadora, sin embargo, la construcción actual se demoró hasta el 3 de marzo de 1924 se bendice la primera piedra, y comienzan las obras que no se detienen. La iglesia fue costeada totalmente por la entonces vicaria de Venezuela. La iglesia es de cemento armado, desde las bases hasta el final de la torre, a la que por cierto le falta uno de los cuerpos que figura en los planos, que fue omitido por el apremio de terminar la obra para la solemne bendición en el día 28 de agosto de 1930, como un homenaje más a la celebración del XV Centenario de la muerte de San Agustín.

 

cacr-provinciasjose83biglesiasanagustionAl mismo tiempo que se llevaba a cabo la construcción material, se preparaba todo lo necesario para la ornamentación interior. El altar mayor, revestido con láminas de oro, fue construido en Valencia, España, y resultó una verdadera obra de arte. La vidriera de la nave central y la que está sobre el altar mayor, con la escena de San Agustín y Santa Mónica en el puerto de Ostia, son de los talleres Maumejean de Madrid. Paralelamente a la edificación de la iglesia, se fue levantando la residencia de la comunidad. Ambas obras fueron bendecidas solemnemente el 28 de agosto de 1930 por el Nuncio Apostólico Mons. Fernando Cento. En años posteriores se fueron ultimando detalles, tales como altares laterales imágenes, y demás vidrieras, todo ello en consonancia con el magnífico aspecto que presentaba la iglesia.

 

 

 

 

{tab Colegio Fray Luis de León}

 

Colegio Fray Luis de León

 

Tiene sus antecedentes en la Escuela Apostólica San Agustín, mandada construir por el prior provincial en cumplimiento de la ordenación décima del capítulo provincial de 1934. para acoger a los niños y jóvenes aspirantes a nuestro hábito. Adquirido el terreno contiguo a la iglesia de San Agustín, comenzaron las obras del Colegio en el mes de noviembre de 1934, con tal ritmo de construcción que estaba ya ultimado para proceder a su bendición solemne e inauguración como Escuela Apostólica el día 28 de agosto de 1935, con asistencia del Nuncio Apostólico. Mons. Cento y del Arzobispo de Caracas.

 

cacr-provinciasjose84cfrayluis

 

Efectuado el traslado de la Escuela Apostólica a Palmira, se abrieron sus instalaciones como colegio de externos para el curso 1941- 42. Con un plantel de nueve profesores religiosos comenzó el curso, en el que se inscribieron un total de 169 alumnos, en seis grados. Sucesivas reformas de un número cada vez mayor de alumnos, manteniéndose en torno al millar de alumnos, dadas sus limitadas posibilidades de ampliación de locales. El colegio Fray Luis de León fue ganándose con los años la confianza y la fama de la sociedad caraqueña. La dedicación y competencia de los profesores, la seriedad de la dirección, y el orden y la disciplina en su gestión han contribuido al prestigio bien ganado del colegio.

 

 {tab Colegio Agustiniano Cristo Rey}

 

Colegio Agustiniano Cristo Rey

 

El colegio Cristo Rey fue fundado el año 1957 en la quinta Anaisa, calle Ramón Ignacio Méndez, en la Urbanización Santa Mónica. Los promotores fueron los profesores Alberto Miranda y José Luis Villanueva. Posteriormente, en 1959, ante el creciente número de alumnos, estos mismos profesores alquilan la quinta El Pilar, en la calle Codazi de la misma urbanización.

 

colegiocristoreyvistaparcial

 

En el año 1960 del 28 de julio al 2 de agosto, celebraba la Provincia de San José su cuarto capítulo, y es reelegido prior provincial el padre Víctor Hermosilla, quien encomienda al padre Jerónimo Ortigosa la apertura de un colegio en la urbanización Santa Mónica. Iniciadas las conversaciones, hay un acuerdo definitivo entre los promotores del colegio Cristo Rey, Alberto Miranda y José Luis Villanueva, y el padre provincial Víctor Hermosillo, por el que las primeras traspasan a la Provincia de San José el Colegio Cristo Rey. A partir del 10 de septiembre es ya el padre Jerónimo Ortigosa quien prosigue la inscripción de alumnos en la quinta Anaisa para comenzar el curso 1960 – 61. La provincia de San José estaba interesada en la construcción de un moderno edificio donde el apostolado educativo agustino recoleto brillase con luz propia y lo acreditase como principal avanzada de la educación en Venezuela.

 

colegiocristoreypabellonsecundarioCon esta finalidad, en junio de 1961 se compraron dos parcelas, con un total de 3.156 metros cuadrados. Obtenido el permiso de construcción, con fecha 14 de noviembre de 1962, empieza la edificación del colegio. El proyecto fue elaborado por el arquitecto José Antonio Salas, y de los cálculos estructurales fue responsable el ingeniero Quarhsio Labrópulos.

 

El proyecto fue diseñado en forma de L y presenta las siguientes características: En el extremo oeste está ubicada la residencia de la comunidad, en una torre de cinco pisos y planta baja. Por el costado este, adosado a la mencionada torre, se encontraba el colegio con una planta baja y dos pisos, en los que comenzó a funcionar, para el curso 1963-64 la sección del preescolar, la primaria y la secundaria. Los integrantes de la primera comunidad fueron los padres Jerónimo Ortigosa, Joaquín González, Miguel Yeregui y el hermano Emiliano Mora. Es en estos momentos cuando, con autorización oficial, a partir del 9 de diciembre de 1964, se denominará Colegio Agustiniano Cristo Rey.

 

colegiocristoreypabellonsdeaulasCon el fin de ampliar las zonas verdes y de crear un parque infantil, la comunidad adquiere unos terrenos al lado del colegio, con una extensión de 3.000 metros cuadrados. Al concluir el año escolar 1966-1967 se inician los trabajos para el nuevo edificio, pudiendo trasladarse los alumnos al mismo en enero de 1968. Constaba el preescolar de cinco aulas, baño, parques y jardines. Con el paso del tiempo la cada religiosa fue adquiriendo hasta 6 parcelas, con un total de unos 4.500 metros cuadrados. Sobre estos nuevos terrenos comenzaron las obras del edificio para el bachillerato, en octubre de 1977, de modo que en septiembre de 1979 todo el bachillerato pasa ya a su nuevo emplazamiento. Este pabellón consta de planta y tres pisos. Con algunas reformas parciales, realizadas en 1980, quedó completo el proyecto de emplazamiento independiente de los niveles del Colegio, que ofrece a los padres de familia unas magníficas instalaciones y un plantel de profesorado que imparte una educación de calidad, para hacer frente a los retos del presente, y una formación humana, espiritual y religiosa al estilo agustiniano. La suma total del alumnado en los tres niveles de preescolar, primaria y secundaria, supera los ochocientos alumnos.

 

{tab Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe}

 

Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe

 

cacr-provinciasjoseGUADALUPEEl 25 de febrero de 1948 los propietarios de la urbanización Las Mercedes y, en su nombre, el Dr. Gustavo San Román, principal accionista de la compañía urbanizadora Venezolana de inversiones trataron con los padres Ángel Sáenz y Eugenio Galilea sobre la donación de un lote de terreno de 5.000 metros cuadrados para la construcción de una iglesia y casa parroquial. El 12 de octubre de 1948 fue creada la nueva Provincia de San José, y los superiores aceptaron dicha donación. Por entonces, se construyó lo que pudiéramos llamar el frente de la casa parroquial, cuya planta baja se dedicó provisionalmente a capilla, que fue bendecida por el señor arzobispo de Caracas y puesta bajo la advocación de Nuestra Señora de la Guadalupe, por la devoción del Dr. Gustavo San Román, mexicano, a la Virgen de Guadalupe.

 

Inmediatamente comienza la edificación de la iglesia. Tan intensamente trabajó que, ya en octubre de 1951, Mons. Armando Lombardi, Nuncio apostólico, celebró la primera misa en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe. La ornamentación del templo fue más lenta, ya que puede decirse que no se dio por concluida hasta el 12 de octubre de 1953, cuando se bendijo solemnemente.

 

cacr-provinciasjoseGUADALUPELa iglesia es de una sola nave con crucero. Tiene una longitud de 31 metros de largo por 14 de ancho. El crucero mide 29 metros. Es de estilo románico sencillo. Lo que podíamos llamar retablo está formado por un gran cuadro de la Virgen de Guadalupe al óleo, que pertenecía al primer ministerio que atendimos en Caracas: la capilla de María Auxiliadora. Al fondo de la iglesia luce una artística vidriera, en cuya parte superior destaca la imagen de san Agustín. En la parte alta van cuatro artísticas vidrieras, dos de las cuales representan a los santos Gelasio y Pío X, el primero Papa agustino, el segundo el Papa que nos declaró como Orden. Otras vidrieras adornan el interior del templo, entre las que figuran seis con diversos motivos de la Virgen de Guadalupe. Destacan también tres altares dedicados al Sagrado Corazón, a Nuestra Señora de la Consolación ya san Agustín.

 

Terminadas iglesia y casa, en agosto de 1954, se traslada la curia provincial a esta residencia. Desde diciembre de 1950, en que fue bendecida la capilla provisional, se atendía desde la residencia San Agustín, desde la que se trasladaban los padres todos los domingos y días festivos. Aunque era un compromiso de toda la comunidad, la mayor responsabilidad recaía en el padre José Monasterio.

 

cacr-provinciasjoseGUADALUPEvistaanteriorLa Urbanización de las Mercedes pertenecía a la parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Baruta. El señor arzobispo de Caracas, Mons. Lucas Guillermo Castillo, con el visto bueno del cabildo metropolitano y pocos días después del 21 de octubre de 1954, nombró como primer párroco al padre Ángel Sáenz, quien tomó posesión de manos de monseñor el 7 de noviembre del mismo año.

 

En 1959 encargaron al escultor burgalés Martínez Abelenda varios trabajos en alabastro policromado: un altar a san José (obsequio de la hermana genera1 Josefina de López Méndez), otro en honor de san Agustín (costeado por los donativos de los feligreses) y una baranda comulgatorio (regalo de la señora Esthér de Paúl). Para estas fechas también se había concluido la casa; está situada junto a la iglesia, paralela a la nave del evangelio, con la que forma un único cuerpo. Completada la ornamentación de la iglesia, exterior e interior, el templo resulta hoy uno de los más bellos y acogedores de Caracas. Situada en una zona de clase media y alta, la parroquia presta un servicio pastoral y ministerial a un número de fieles que ronda los treinta y cuatro mil.

 

{tab Colegio Santo Tomás de Villanueva}

Colegio Santo Tomás de Villanueva

 

El actual Colegio santo Tomás de Villanueva echó a andar en septiembre de 1954, en los locales de la planta baja de la residencia de Nuestra Señora de la Guadalupe, recién inaugurada. Surgió como iniciativa del gobierno provincial con sede en esta residencia, y del colegio se responsabilizaron los padres Elio Sandoval y José Monasterio.

 

cacr-provinciasjose97villanueva1Abrió sus puertas con 60 alumnos, en cuatro grados, pero el aumento de solicitudes fue espectacular. En el curso 1956-1957 ya estudiaban 106 alumnos; en el curso 1957-1958 la matrícula ascendía a 150 alumnos, y en el curso 1958-1959 los alumnos sobrepasaban los 200. El creciente número animó a los padres a la construcción de un edificio nuevo, independiente de la residencia de la comunidad.

 

Aparte del terreno que la compañía VICA donó a la Provincia, el consejo provincial, con fecha del 28 de mayo de 1951, había comprado un terreno de 5.000 metros cuadrados, colindante con el nuestro. En el mes de octubre de 1959, en esta parcela, comenzaron las obras de desmonte y explanación. Durante los meses de noviembre y diciembre los trabajos se llevaron a un ritmo lento, pues fue necesario superar dificultades grandes en ingeniería municipal, ya que el terreno era apto solamente para la construcción de quintas residenciales.

 

Obviando las dificultades y conseguido el permiso, las obras se ejecutaron con tal rapidez que para el inicio del curso 1960-1961 los alumnos dejaron la planta baja de la residencia y se trasladaron a las nuevas dependencias. El edificio constaba de dos alas o pabellones, en ángulo recto, con sus frentes al oriente. Cada uno de los pabellones constaba de planta baja y dos pisos: Planta baja: dirección, recibidor, dos salones, baños y vivienda de los empleados. La planta baja de uno de los pabellones quedaba libre, y en días de lluvias se utilizaba como patio cubierto. Piso primero: cuatro salones, salón amplio de 9 x 12, servicios sanitarios; el piso segundo tenía similar distribución que el primero.

 

cacr-provinciasjose98villanueva2Con el correr de los años las instalaciones resultaban pequeñas para el número de alumnos, y fue preciso construir dos aulas en la zona destinada a vivienda de los empleados. En el año 1965 se edificaron al fondo de la residencia cuatro aulas nuevas para laboratorios y áreas de exploración. En 1966 fueron ocho las aulas levantadas detrás de la residencia y de la iglesia, con la finalidad de que el bachillerato funcionase separadamente de la primaria, hecho que tiene lugar el curso 1966-1967.

 

La demanda de inscripciones en el colegio fue aumentando año tras año, a pesar de que la escasez de aulas y espacio impedían su aceptación. Se pensó en proceder a una ampliación del edificio que posibilitara de forma suficiente y holgada impartir educación secundaria. Obtenidos los permisos, comienza la obra en marzo de 1972. El movimiento de tierras en el cerro detrás de la iglesia fue grande, pero también muy provechoso, pues se ganó un buen número de metros con ello aumentó considerablemente la superficie para la edificación y patios. El nuevo edificio consta de una planta baja y tres pisos. Planta baja: salones destinados a laboratorios y áreas de exploración, patio cubierto para reuniones. Primer piso: diez aulas, biblioteca y sala de profesores. Segundo piso: siete aulas y un salón de actos con capacidad para 500 personas. Tercer piso: cinco salones de clase.

 

La inauguración de este edificio tuvo lugar en el curso 1973-1974, y la matrícula llegó a superar los 1.200 alumnos. En los años siguientes las mejoras han continuado. Se reconstruyó totalmente el sistema hidráulico y de drenajes de las aguas del colegio y de la residencia (1982), se remodeló el teatro y las oficinas de dirección, secretaría y administración; en 1984 se techó la azotea de primaria para que en ese espacio funcionase íntegramente el preescolar. En estos momentos, el Colegio ofrece un aspecto moderno, con amplias instalaciones, alcanzando la matrícula el número de 1.500 alumnos.

{/tabs}